¿Bajo qué condiciones no te cubre el seguro del vehículo?

El seguro del vehículo no cubre los desperfectos ocasionados por negligencia o imprudencia al volante, por lo que el cliente será responsable del buen uso de la furgoneta. También están excluidas de la cobertura del seguro las averías no fortuitas, los daños en la mercancía transportada o la pérdida de la misma.

De forma más específica, el seguro no cubre los siguientes puntos:

  • Pinchazos.
  • Daños causados a terceros por descuidos  o conducción temeraria.
  • Daños ocasionados al vehículo por negligencia.
  • Repostaje de combustible equivocado.
  • Daños  en llantas y neumáticos.
  • Pérdida o rotura de llaves o mandos a distancia.
  • Daños en la tapicería y en las cerraduras.
  • Daños o pérdida de la antena, gato del vehículo, triángulos de seguridad, limpia-parabrisas, tapa del depósito, extintor, chaleco, pérdida de documentación, etc.
  • Daños del motor debido a negligencia.
  • Daños en los bajos del vehículo.
  • Daños por mal uso del embrague.
  • Robo del vehículo con las llaves en el contacto.
  • Conducir bajo los efectos del alcohol.
  • Daños en el interior del vehículo (quemaduras en la tapicería, daños en el suelo del vehículo, suciedad excesiva, daños en el panelado interior de la caja, etc..).