No. Sólo pueden conducir el vehículo las personas que figuren en el contrato de alquiler así como los conductores autorizados a hacerlo. Se debe solicitar en la oficina y presentar los permisos de conducir vigentes a la hora de formalizar el contrato.